Dos propuestas de alumnos de INEA sobre agricultura por satélite, finalistas en un concurso internacional

.
16 noviembre, 2020
La soledad en España crece un 50%, según el Informe España 2020 de la Cátedra “Encuentro” de Comillas
16 noviembre, 2020
Sergio Sobrino.

La convocatoria reconoce ideas de jóvenes investigadores para la mejora en las explotaciones agrícolas, reduciendo el impacto ambiental mediante el uso de la información procedente de satélites. Las dos de equipos vallisoletanos están entre los cinco más innovadores y solo en una ocasión, en 2012, el tercer premio recayó en una idea española.

Los proyectos diseñados entre estudiantes del Grado de Ingeniería Agrícola y Agroambiental han superado dos fases eliminatorias hasta llegar a la final. El próximo 12 de noviembre se celebrará el acto de proclamación de los tres vencedores que, debido a la covid-19, en lugar del evento público en Alemania será virtual. Entre los tres recibirán 10.000 euros.

Antonio Vizcaino y Sergio Sobrino, recién titulados, capitanean los proyectos, respectivamente, apoyados por los profesores de Mecanización Juan Lúis Fradejas y Contabilidad, María Antonia Gozález, y tutorizado por el profesor de Nuevas Tecnologías, David Nafría, jefe de Unidad de Información Geográfica e Innovación en el Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León. El primero ofrece un sistema que vincula los datos de dosificación de fertilizantes y semillas en una parcela con datos económicos y obtiene mapas derivados de márgenes económicos y beneficios ambientales. El proyecto persigue mejorar la visualización de los óptimos económicos y ambientales y premiar aquellos agricultores que consiguen objetivos de intensificación sostenible.

Antonio Vizcaíno.

El proyecto de Sergio Sobrino propone un dispositivo para regular la velocidad de avance de un pívot de riego en función de la señal de los satélites de navegación reflejada en el suelo. Se trata de una aplicación muy innovadora: explota la información obtenida de la señal de los satélites de navegación al rebotar en el suelo mediante unas antenas instaladas en el pívot dirigidas hacia la tierra. Esta técnica se denomina reflectrometría GNSS y permite hacer estimaciones de la humedad con un simple receptor GNSS según avanza el pívot. Esta información permite dosificar y ahorrar agua.

La formación en nuevas tecnologías en INEA se implantó en el nuevo plan de estudios de Grado y es el pilar del Máster de Agroindustria Conectada y Sostenibilidad, impartido con profesores de ICAI-Universidad Pontificia Comillas. Este máster cuenta con el apoyo de diferentes organizaciones privadas y públicas, entre ellas Itacyl.