Deusto se reinventa ante el COVID-19

Esade traslada sus clases del formato presencial al remoto
25 marzo, 2020
“Somos una sola humanidad”, video-mensaje del P. Arturo Sosa sobre la pandemia
25 marzo, 2020

El COVID-19 ha sido todo un reto para la Universidad de Deusto. En pocos días, en algunos momentos en cuestión de horas, se han tenido que ir tomando decisiones inéditas. Lo primero que se hizo fue crear un web (www.deusto.es/covid-19) en la que se han ido volcando, desde entonces, todas las comunicaciones sobre medidas académicas y organizativas para paliar el impacto de la propagación del virus. El objetivo mantener ‘al día’ a la comunidad universitaria. Este espacio se abrió con las recomendaciones sanitarias o medidas que debían tomar los estudiantes internacionales, sobre todo los que estaban en los países más afectados, siguieron las restricciones de viajes, primeras cancelaciones de eventos multitudinarios, la suspensión temporal de la actividad presencial, primero en las sedes de Vitoria y Madrid, y días después en los campus de Bilbao y San Sebastián. Casi paralelo, se acordó la actividad docente en remoto y el criterio de teletrabajo. El siguiente paso fue cerrar gran parte de los edificios en un ejercicio de seguir preservando la salud de estudiantes y empleados.

Desde el minuto cero, el equipo de Relaciones Internacionales ha dado atención personalizada al alumnado de movilidad y sus familias y se ha habilitadola dirección: international.mobility.covid@deusto.es como “ventanilla única” para cualquier consulta. Igualmente se puso en marcha el mail: infocoronavirus@deusto.es para el seguimiento por parte del Área de Seguridad y Salud de la Universidad, sin olvidar el mail: deustopsych@deusto.es, donde se atiende a aquellas personas que estén viviendo con especial preocupación la actual situación y necesiten de orientación psicológica. Como complemento, en la web de DeustoPsych se comparten medidas y recomendaciones elaboradas por profesionales y asociaciones de referencia dirigidas a realizar una buena gestión de la cuarentena.

En menos de diez días, una universidad cuya principal actividad docente es presencial se ha reinventado y en un ejercicio de imaginación, mucha cooperación y solidaridad, los profesores han podido seguir con sus clases de forma remota para que todo siga igual. Son muchas las buenas prácticas docentes que se están desarrollando estos días. Por ese motivo se ha habilitado un espacio web colaborativo que tiene como fin que el profesorado pueda compartir experiencias, recursos, consejos o cuestiones metodológicas en este nuevo escenario.

La convivencia diaria con la pandemia

Y como colofón, las palabras del rector José María Guibert en un mensaje, enviado a la comunidad universitaria el martes 24 de marzo, que no pretende informar de nuevas decisiones operativas. Su intención es otra. “Mira por esa huella más interior e invisible que igualmente está dejando en nosotros y nosotras la convivencia diaria con los efectos de la pandemia”.

Guiándose por el lema del nuevo plan estratégico “personas que transforman el mundo”, el rector se pregunta, ante la crisis sanitaria actual, “qué transformación es la que, después de todo, queremos plantear a la sociedad. Solemos pensar en una transformación que posibilite que el mundo prospere. Quizás también deberíamos pensar en una transformación que haga viable humanamente al mundo cuando no pueda prosperar”. A su juicio, “el factor imponderable de un virus desconocido avisa de que la sociedad únicamente se transformará en la dirección que necesita si es más consciente de su propia debilidad, ante la que muchas de las fortalezas en las que confiaba no son tan defensivas.”

Asegura que la historia demuestra que,” hasta de las peores crisis, el ser humano ha logrado extraer sabiduría para continuar andando hacia el futuro”. Al respecto añade que “esta pandemia nos alecciona en sufrimiento y resiliencia, en sensibilidad hacia el bien común, en cercanía a los más débiles, en solidaridad entre generaciones, en nuevas formas de superar la ansiedad y en creatividad para tantear otros modos de reconocer los pilares de la vida”.

El rector agradece y reconoce el compromiso de todos por adaptarse a la nueva situación y continuar sirviendo a la misión de la Universidad y finaliza su mensaje: “nadie puede determinar con exactitud cuándo amainará la pandemia y vislumbraremos la recuperación de la normalidad. Pero sí podemos elegir ser personas que, por serlo, se cuidan entre sí y se ayudan mutuamente a afrontar la dificultad. Quizás eso sea lo que, al fin y al cabo, pueda transformar el mundo.”

Más información en: https://www.deusto.es/cs/Satellite/deusto/es/universidad-deusto/covid19