Comillas inviste doctores honoris causa al cardenal Francesco Coccopalmerio y al jesuita Hermann-Josef Sieben

25 años de legado de los mártires de la UCA
7 noviembre, 2014
Encuentro universitario en Loyola
11 noviembre, 2014

Con sus trabajos, Coccopalmerio ha marcado a una generación de canonistas, mientras que Sieben ha formado a generaciones de alumnos de teología de Comillas

El Cardenal Francesco Coccopalmerio, actual Presidente del Pontificio Consejo para la interpretación de los Textos Legislativos, y Hermann-Josef Sieben, SJ, han sido investidos doctores honoris causa por las Facultad de Teología y la Facultad de Derecho Canónico de la Universidad Pontificia Comillas ICAI-ICADE. (jueves 6 de Noviembre)

Presidió la ceremonia el Rector de la universidad, Julio L. Martínez, SJ, acompañado de los miembros de su consejo de gobierno y del Vice Gran Canciller de la universidad y Provincial de España de la Compañía de Jesús, Francisco José Ruiz Pérez. Asistieron, entre otras personalidades: el Arzobispo de Barcelona, Cardenal Martínez Sistach; el Obispo Auxiliar de Madrid, monseñor Juan Antonio Martínez Camino; representantes de otras universidades, como Javier Prades, Rector de la Universidad San Dámaso; Roberto Serres, Decano de Derecho Canónico de la misma institución, y José San José, Decano de la Facultad de Derecho Canónico de la Universidad Pontificia de Salamanca; así como la Presidenta de la Asociación Española de Canonistas, María Elena Olmos, y una nutrida representación de autoridades académicas, profesores e investigadores de Comillas.

Dos figuras que buscan la verdad

Al referirse al Cardenal, el Rector de Comillas destacó en su discurso la búsqueda de la verdad desde el campo del derecho, ya que “hace décadas asumió la noble misión de la revisión y reforma que pidió el Concilio Vaticano II del Código de Derecho Canónico”. Coccopalmerio lidera toda una generación de canonistas por su reconocida autoridad y su alta responsabilidad, y porque ha impulsado “el cambio de actitud y mentalidad canónicas para que la ley necesaria en la Iglesia sea para los fieles un auténtico servicio y una eficaz garantía en el ejercicio de sus derechos fundamentales”, según el Rector.

image001