Comillas clausuró el curso 2013-14 imponiendo las becas de graduación a las promociones de egresados

El SUD de ESADE: “Cuando el norte encuentra al sur”
14 junio, 2014
Las Universidades Jesuitas alertan de la “creciente desafección ciudadana” y plantean medidas para recuperar “la dignidad del compromiso público”
18 junio, 2014

Cerca de dos mil alumnos asistieron a los actos académicos, a los que el Rector pidió que vivan con gratitud por sus cualidades y por el apoyo recibido

“Porque habéis estudiado en esta institución os pido compromiso con lo esencial de la vida, un compromiso que solo podrá moveros si vivís cada día con gratitud por vuestras cualidades y talento, por las oportunidades privilegiadas de que gozáis y, en definitiva, por tanto apoyo recibido. No dejéis que os engulla la soberbia ni la gloria vana ante lo que vais alcanzando, ni tampoco la tristeza de lo que podíais haber hecho mejor. Agradecer y tener los pies en la tierra (tierra se dice humus en latín y de humus viene la palabra humildad)”. Estas palabras del Rector (discurso a los alumnos de grado / discurso a los alumnos de postgrado) de la Universidad Pontificia Comillas, Julio L. Martínez, SJ, encierran las dos claves que transmitió a los cerca de dos mil alumnos de la institución que, al terminar sus estudios de grado y de postgrado universitario, asistieron a los actos de graduación del curso 2013-14.

Los estudiantes recibieron sus becas de graduación en el transcurso de cinco sesiones de clausura. La  primera reunió a los titulados de 24 másteres universitarios impartidos en las diferentes facultades y escuelas y en el Instituto Universitario de Estudios sobre Migraciones. Y las siguientes convocaron a los graduados de las carreras que imparten las facultades de Teología, Derecho Canónico, Ciencias Humanas y Sociales, Derecho (ICADE) y Ciencias Económicas y Empresariales (ICADE), y las escuelas Técnica Superior de Ingeniería (ICAI) y de Enfermería y Fisioterapia “San Juan de Dios”.

En cada sesión intervinieron dos alumnos en representación de sus compañeros, además de los respectivos padrinos de promoción. Este año, este papel lo han desempeñado: Carlos Palacio Oriol, Presidente de Talgo, que apadrinó a los titulados de los másteres; Sjur Bergan, Jefe del Departamento de Educación del Consejo de Europa, padrino de los graduados en ciencias eclesiásticas, ciencias humanas y sociales y enfermería y fisioterapia; Tomás Gómez San Román, profesor de Comillas ICAI y décimo noveno premio Javier Benjumea del Colegio/Asociación Nacional de Ingenieros del ICAI, padrino de los egresados de ingeniería; Mercedes Fernández Fernández, Socia Directora de Jones Day, amadrinó a los graduados de Derecho, y, finalmente, Jorge Morán Sánchez, Senior Fellow de Harvard University, Consejero de Boston University y miembro del Advisory Board de Columbia University, actuó como padrino de los egresados de ciencias económica y empresariales.

Al cerrar cada sesión de graduación, el Rector pronunció su discurso de clausura de curso, en el que, entre otras cosas, manifestó: “En este momento de zozobra y de confusión, donde muchas instituciones están en entredicho, tanto por los efectos de la era de cambio que vivimos como por los errores cometidos y los golpes que algunos aprovechándose de la coyuntura les están propinando, no podéis dejar que lleven las riendas ni los que no quieren cambiar nada porque solo les preocupa su propio interés ni los que quieren arrasar con todo, saltándose las reglas y siendo profetas de un cambio al que van a imponer el rumbo que quieran haciendo creer que es el pueblo el que manda. En esta centenaria institución habéis aprendido que hemos de respetar las reglas y las instituciones sin escatimar esfuerzos por mejorarlas. Como por cierto está haciendo con decisión y entrega total el Papa jesuita”.

“Sois ―concluyó el Rector―la mejor ‘carta viva’ de la universidad y sabed que nos conocerán y valorarán por cómo vosotros seáis y actuéis. Recordadlo, por favor, allí donde estéis. A vosotros se os aplican con justicia unas palabras que Ignacio de Loyola dirigió a unos jóvenes jesuitas de Portugal, con ellas quiero terminar: “Ningún logro común y corriente satisfará la gran obligación que tenéis de sobresalir… lo que no sería pequeño en otros sí lo sería en vosotros”. Y también las de Jesús en el Evangelio: ‘al que se le dio mucho, se le pedirá mucho’ (Lc 12, 48)”.

Comillas clausuró el curso 2013-14